martes, 8 de noviembre de 2011

Bienvenidos a Bajo Raíz (El lanzamiento de El mago del desierto)

Para el lanzamiento de El mago del desierto de JL Flores, algunos esperaban que cuando dijera "Bienvenidos a Bajo Raíz" sonara igual a decir "Bienvenidos a la Isla de la Fantasía". Lamentablemente (léase afortunadamente), no fue así, por distintas razones:
 
  1. No estaba vestido de blanco, a lo Mr. Roarke, ni tengo la facha semivampírica de Ricardo Montalbán, sino hartos kilos de más y menos carisma.
  2. En vez de estar junto a un enano que grita "El avión, el avión", tenía por compañia a los goliardos de, bueno, Gens Goliae: una mutación de borrachos de taberna, vikingos y osos, tocando música medieval acondicionada a la época tecno-punk, con bombo y gaita, tratando de adecuarse a las características de la audiencia.
  3. No estábamos en una isla. La plaza del encuentro en FILSA es un cuadrado en el centro de una encrucijada por donde transita mucha gente, muchos de los cuales se unieron al lanzamiento gracias a la actuación de Gens Goliae. Y no me refiero solo a la ejecución de instrumentos. Posiblemente el sonido no fue de lo mejor (sin eufemismos, no fue bueno), pero eran las condiciones técnicas que nos ofrecía FILSA. En una sala se pierde visibilidad, se pierde el sentido de carnaval que quisimos darle a la presentación en público de la obra de JL Flores. Y desde donde yo estaba, la expresión en la cara de los asistentes era priceless. (No tanto como la de JL Flores III, cuando su padre lo anunció como "el" mago del desierto, pero casi).
  4. Y sobre la fantasía, creo que sobre ese punto hay que dejar hablar a la obra misma y la relación que establece con cada lector. Si se quiere leer dentro de los siempre cuenstionables y difusos límites de un género (con el perdón del tovarisch Todorov y sus acólitos), bueno, nada que hacerle y disfrútelo así. Pero no es la única lectura de esta obra, sea considerada fantástica, iniciática, de aventuras u otros géneros. Por fortuna, la realidad de la gran mayoría de los lectores competentes es que se dejan atrapar por la historia y no exclusivamente por los códigos y convencionalismos. Caer en eso es leer haciendo cosplay, asumir disfraces como señas de identidad lectora.
Finalmente, solo agradecer a los presentadores y a toda la gente que asistió y soportó estoicamente la larga fila de las firmas. Claramente el lanzamiento fue un promisorio inicio del camino del maguito hacia la vida de sus lectores.

3 comentarios:

  1. Bueno, ¡Qué decir! Palos van, palos vienen, pero creo que así y todo es mejor que las cosas se hablen y no se queden en el saquito de las esquelas que después cobramos por venganza.

    Sobre el punto que (poncho asumido) toca al colectivo que presido, creo que hablar de géneros (siempre teniendo en cuenta la realidad de los límites difusos) no le tapa la boca a la obra ni le deja establecer el diálogo que quiera con el lector. FA siempre ha planteado la idea de los géneros como un punto de partida y como una referencia, por mucho que nuestra línea editorial se defina en base a criterios que se leen rígidos. Por lo mismo la crónica del Mago se hizo desde un género distinto al editorial, ya que en si misma recoge la visión particular de uno de nuestros miembros sobre el tema. Y aunque estamos de acuerdo en lo principal dentro del mismo colectivo tenemos ideas muy distintas sobre la naturaleza de las cosas. Claramente hay polos más conservadores que otro, y eso es todo ;)

    De todos modos, me parece genial la réplica y me parece más constructivo todavía que haya debate y que se pueda hacer escuela sobre estas cosas sin agarrarnos con garrotes. Hacer una mesa redonda inter-generacional sería la raja y un excelente punto de partida para terminar con las rencillas cibernéticas (si las hay, anyway) Mal que mal (suspiro) internet adolece TAAAANTO de lo paralingüístico... (suspiro again).

    Aprovecho de volver a darte las gracias por el acoso de anteayer. Pero el deber llamaba y soy kantiano algunas veces.

    Enlazado a mi blog.

    Saludos cordiales,

    E.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario, Emilio. Obviamente esta entrada también adolece de lo paralingüístico, pero creo que se infiere en su tono la intención de prolongar lo carnavalesco de la presentación. No es la reflexión del punto de vista editorial, es solo la transmisión de mi experiencia, ese día, en ese contexto.
    Y sobre lo del poncho: no se lo apropien, por favor. No es (exclusivamente)una respuesta a la entrada de en la página de FA. No es una réplica, solo una invitación a abrirse a otras lecturas, a manejar distintos criterios, diversas competencias y entrelazar distintos referentes en la lectura de una obra literaria.
    Un abrazo,
    S. Garrido

    ResponderEliminar
  3. Felicidades, fue un lanzamiento maravilloso. Mis hijos y yo estuvimos felices, esta es una novela muy importante en el marco de la narrativa fantástica chilena, el que se da cuenta se cuenta.

    JL Flores es uno de los motores más importantes natrrativos. En mi casa fue héroe con Mitos, Humankind y luego Alicia.

    Ahora mi hija lee el mago y ese ya es un logro.

    ResponderEliminar