martes, 5 de agosto de 2014

Celebrar los 75 años de Batman

http://www.artofwei.com/wp-content/
uploads/2012/01/OldmanBatman.jpg
Celebrar los 75 años de Batman y contemplar como tu abdomen se abulta y la calvicie gana terreno. Buscar el último número de Detective comics entre las cuentas del gas, el agua y los gastos comunes sin poder encontrarlo. Discutir cuál es el mejor batimóvil de la historia cuando ni siquiera tienes licencia de conducir porque te vuelves una maraña de nervios cuando tomas un volante. Que Gatúbela cada día se parezca más a la loca de los gatos o al travesti que te piropea cuando llegas tarde. Entonces empiezas a sentir simpatía por Adam West y ya no te indigna tanto lo que le hicieron a Bill Finger. Total, a todos nos han cagado alguna vez en la pega.
Y piensas en el mayordomo inglés cuando te toca hacer la cama, ordenar tu despelote o limpiar el W.C. porque no te puedes agachar sin que te duele la espalda de tanto estar sentado tras una pantalla, diez o doce horas al día. Y no es un villano inyectado en veneno el que te manda al quirófano a reacomodarte las vértebras; es la rutina y las cuentas de la misma isapre para pagar un plan que no te cubre todos los gastos de la operación y terminas pidiendo otro crédito al banco que te vuelve a robar con la tasa.
Finalmente haces todo lo posible por seguir creyendo la fantasía semifacistoide y te niegas a aceptar que los criminales son más nihilistas que supersticiosos. Al final, los malos ganaron y su mayor triunfo es hacer que no te des cuenta de ello.
Suena el teléfono rojo y nadie responde. Ya no hay presupuesto para encender la batiseñal y te quedas a oscuras en tu crisis de mediana edad, preguntándote cómo estarás cuando cumplas 75 años y no te alcance la pensión.